miércoles, 19 de noviembre de 2014

Un antes y un después: Restauración de máquina de coser



Hola a todas.

Hacía ya tiempo que esta máquina venía pidiendo que alguien le rescatara de su lamentable estado. Yo lo pensaba y demoraba por si salía un churro pues nunca lo había hecho.
Hasta que llegó un día en el que logré reunir una dosis suficiente de paciencia, a parte de lijas, brochas, pinturas, quitapinturas y demás potingues y me puse manos a la obra.


La máquina es una Singer, que ahora es de mi cuñada,  perteneció a nuestra suegra  y seguramente a otras generaciones que le precedieron, pues tiene grabado el año en la chapa de abrir para meter la canilla y pone 1886, o sea 128 añazos!



Con lo cual y mirando la historia en la página de Singer, dice que es de las más antiguas con el sistema de manivela pues en su chapita que tiene en la base, trae el número de referencia o serie sin letras delante. Luego las hay con una letra delante de los números y las menos antiguas con dos letras delante de los números.


Tanto la máquina en sí, como la base de madera, estaban fatal de óxido, grasa de aceite de engrasarla, yo qué sé. Ya veis.

En el 2001 Singer celebró su aniversario. Habían pasado 150 años del día en que obtuvo la patente de su primera máquina de coser aunque antes ya había fabricado otras mas rudimentarias. Isaac M.Singer en 1853, ya se hizo con la mayor compañía norteamericana en este sector y se llamaría Singer Manufacturing Company.
Las máquinas que se fabricaron en Nueva York (el caso de ésta) se vendían a 100 dólares. Su expansión intercontinental comienza en París. 
 Se cose dando a la manivela pues  no tiene pedal y su mecánica es un sistema llamado de lanzadera. Este modelo es la portátil de aquellos años y para muchas mujeres fue su modo de vida, ir de sitio en sitio cosiendo.




Aquí empezando a lijar y retirar pintura. La pobre es muy agradecida, poco a poco a cada pasito dado ya se iba  notando el cambio




Ya acabada de pintar


Pero la guinda del pastel serían las calcomanías que conseguí por internet y que son la copia de las auténticas que tenía este modelo.


Así ya la transformación fue total, sin ellas no hubiera sido lo mismo aunque por algún sitio quise que no quedaran perfectas para que se viera la huella del uso.


Vista aérea


Por detrás


Por otro ángulo

Aquí veis la chapita con la numeración de la que os hablé antes, sin letras


La caja ya veis que también cambió totalmente, es la misma, solamente lijada y lijada... un anticarcoma, teñida de nogal y un barniz satinado. La chapa de dentro, para  recoger el exceso de aceite, solamente pintada de negro.


Y aquí con sus escasos utensilios, la aceitera de metal, la canilla y la lanzadera que llaman de bellota.






---------

Para saber donde colocar cada  pegatina y no meter la pata pues son bastante caras, una amiga me prestó su máquina que es similar. Está bastante bien conservada y cose estupendamente pero la base de madera estaba de pena y no podía devolvérsela así.
La desmonté,  la lijé, la encolé y luego el mismo proceso de la otra


Quedó más bonita porque tiene un cajoncito para meter las cosas que forré con una bonita tela. Su dueña se llevó una sorpresa


No sé si se aprecia pero ésta tiene una letra delante de la numeración 



Y aquí las dos primas hermanas, listas para que sus dueñas se las lleven .¡Ay qué penita!


He disfrutado muchísimo con este trabajo, ahora me queda la mesa donde va a ir puesta que ya os enseñaré en otra ocasión. Y os quiero animar si teneís alguna antiguedad, hay que perder el miedo y decidirse a restaurar, porque todas tenemos manos. No os canso más , un beso.

martes, 28 de octubre de 2014

Flor de Octubre y cambiador para Jaime



Hola a todas, como los días pasan tan deprisa ya estoy otra vez por aquí con mi flor de Octubre. Natitxu nos propuso unos lirios y su modelo era en tonos rojos pero como nos da libertad yo los hice amarillos, así hay variedad.
Total 148 piezas de na. Ya van quedando menos, creo que 3.




El otro trabajo que hice fue este cambiador, el mismo modelo que os enseñaba AQUÍ.
 Así es por delante






y así por detrás



Era un  alegre panel que  recorté y encajé para tener la medida necesaria del cambiador y de una mantita cuando ya no sirva como cambiador, como en el anterior que hice para Lía



El acolchado  siguiendo los dibujos 


Y la trasera una tela de rayas con los mismos colores de los dibujos. En vez de poner biés
he vuelto la tela y he rematado a mano con punto escapulario. 



En este momento su uso va a ser como cambiador y así es: con sus bolsillos para tener a mano el pañal, crema, etc y la toalla plastificada por detrás y cogida con corchetes para quitar, lavar y poner . El revés de la cabeza del osito hará de almohada.







Y  mi cambiador salió zumbando en la  moto de pañales que hizo mi hija con más cositas para Jaime 






Como muchas de vosotras también fuimos a Madrid este año y seguro que por algún pasillo nos cruzaríamos sin conocernos, es lo que tiene internet. 
Unos trabajos  divinos, como muestra este botón



Y ya me despido por hoy. Un beso para todas 





miércoles, 8 de octubre de 2014

Nueva flor, transfer y decoupage


Hola a todas
 Recién llegada mi máquina del taller me he puesto a hacer a toda prisa la flor de Septiembre ya que voy con retraso pues ya está esperando la de Octubre.
Es un Hibiscus, pero porque lo dice la profe Natitxu,  yo tengo la planta y no veo parecido por ningún lado o al menos no se lo encuentro. Lo que está claro es que es una flor preciosa  y me gustan las dos.


Para no echar de menos las telas, volví a retomar los pinceles, los tenía un poco abandonados y tenía ganas de probar la técnica del transfer. La culpa la tienen Marta, Cristina y mi prima Gelines, que hacen unos trabajos tan bonitos que me dieron envidia.
Tenía una maceta con falta de cambiar el continente y el contenido, la planta  estaba toda chuchurría y el tiesto muy soso, y también tiene la culpa Pinterest que hay unos dibujos...todos me gustan, es un problema elegir. Al final me quedé con estos cuatro porque el tiesto tiene 4 caras.




Aquí en plena faena frotando el papel para  que quede solo la tinta del dibujo, en eso consiste la técnica basicamente. El dibujo está impreso en impresora casera, no es necesario que sea de láser y hay que tener en cuenta, si hay letras, imprimirlo con efecto espejo o volteándolo, que es lo mismo.

Ya veis el cambiazo 


Y las demás caras. 
Cuando me canse de ver una , le doy la vuelta. Se pega con Pog Mode  o similar y luego se le da un barniz que lo fije.




En medio hubo también un poquito de decoupage, con un viejo orinal. aquí la culpa se la echo a Reyes, la canaria,  le quedan preciosos.




y la 4ª




Así luce en mi terraza mi macetaorinal, la mar de guapo. 
Simplemente un lijado, una imprimación, pintura blanca rota,  un trozo de papel de arroz recortado y pegado y un salpicado de pintura marrón con un cepillo de dientes y un barniz.


Estos trabajos son más rápidos de hacer que el patchwork, por eso septiembre me ha cundido más.

La cajita de las canillas también es transfer y es lo primero que hice, es de metal, por lo tanto puede hacerse sobre todo tipo de materiales.
Lo demás es una agenda pequeñita de las que regalaba esa empresa de transportes en los viajes supra y la otra caja es de cartonaje, tipo libro que son las que sé hacer, con una servilleta guapa.



Luego unos ambientadores de lavanda para la buena causa de unas valientes mujeres



Y el resto del tiempo libre...lectura.

"Las tres bodas de Manolita" de Almudena Grandes me tiene enganchada, 
Si alguna quereis el archivo...podemos intercambiar... o no. El libro es gordito, 600 páginas aunque no se note.



Por hoy nada más, un beso para todas,  nos vemos pronto.


martes, 23 de septiembre de 2014

Un cambiador especial para Lía


Hola chicas! Otro verano más que se nos ha ido y ya con el otoño vendrán nuevos proyectos pues se acerca Creativa Madrid, que iremos, faltaría más.
Este mes tocaría enseñaros la 8ª flor del SAL pero no la he hecho. Mi máquina se enfadó un día conmigo y se negó a funcionar, con lo cual no he podido hacerla, ahora está en el taller, espero el próximo mes hacer las 2.
El cambiador que os enseño lo empecé en Junio porque Lía nacía a principios de Agosto.
A su mamá no le gustan demasiado los colores rosa, por eso elegí éstos.


Lleva más trabajo que un cambiador normal pero queda más mono y he querido que Lía lo use todo el tiempo que ella quiera.


Lo forman cuadrados de 20 por 20 y en medio una fila de cuadrados de 10 por 10 en log cabin y acolchados con corazones en cada uno



La toalla con corchetes para poder quitarla y ponerla cuando se manche. La cabeza del osito haría un poco de almohada.


Luego se hacen unos dobleces de tal forma que quedan unos bolsos para meter... pañales, crema...


Doblaríamos y con unas asas se llevaría colgado



Hasta aquí cumpliría su función como cambiador pero cuando Lía ya no lo necesite, sólo hay que hacer el proceso inverso, descoser los dobleces, quitar toalla, quitar las asas, y ... tachán... tachán...



tendrá una mantita reversible que por el otro lado es así. Por eso decía que podrá usarlo el tiempo que quiera  y por el lado que le apetezca.




Mi hija (autora de la camiseta con su nombre en la matrícula) y sus amigas le prepararon este castillo de pañales y ahí iba mi cambiador



A finales de Agosto llegaría Jaime  que también tuvo su cambiador pero esa historia será para otro día.
 Un beso para todas las que os asomáis a mi caja